RODRI SIEMPRE ESTARÁS EN NUESTROS CORAZONES.
LUCHADOR INCANSABLE,GUERRERO VENCEDOR DE GRANDES BATALLAS.


b05d326c-a7ca-3b16-bb6f-e7fef2187752

R

R

viernes, 31 de octubre de 2014

La voz que susurra desde el cielo.

Esta poesía es para todos los papas y mamas que se identifiquen con ella. Con un recuerdo especial para el grupo renacer de Zaragoza. Y un regalo para los papas y mamas de Aspanoa de Zaragoza. Unos papas y mamas maravillosos, especiales y enormemente valientes.

La voz que susurra desde el cielo


No te hagas tantas preguntas.
No dudes de mi existencia.
Sigo aquí. Tan cerca, que tus ojos no pueden verme como antes.
No soy imaginación. Soy mucho más de lo que alcanzan tus ojos y tus manos.
Soy como las estrellas. Que se ocultan bajo la luz del día.
Sin que tú dudes de que siempre están ahí.
Lo hago para enseñarte.
Para que puedes aprender a verme sin mirarme y a sentir sin tocarme.
Un día me enseñaste tú! Recuerdas!!??
Porque yo, por el entonces no veía. Solo sentía.
Y jamás dude de que tú estuvieras ahí.
No dudes de mi existencia.
Solo porque no puedes tocarme o abrazarme como antes.
Ahora soy como el viento. Acaso dudas de su existencia, cuando te sopla, te roza, ruje capaz de  envolverte en un abrazo, sin que lo puedas coger o tocar?
No lo dudes. No soy tu pasado.
Soy tu presente. Aquí y ahora.
No temas en llorar y sonreír.
De tus lágrimas hare un rio. Donde me bañare contigo para que jamás te sientas solo.
Con tu sonrisa me secare la piel bañada dulcemente
Con cada gota de tristeza derramada por tu recuerdo y tu dolor.
Es mi esencia. Mágica y real. No lo dudes.
Voy y vengo.
Soy como el sol. Siempre brillo. No me escondo ni me fui.
Solo vivo. Aquí y ahí.
Solo voy al otro lado. Siempre vuelvo, sin que nunca me vaya.
Porque siempre estoy.
Y nunca me voy.




<a href="http://www.safecreative.org/work/1411012458328-la-voz-que-susurra-desde-el-cielo" target="_blank">
<span>la voz que susurra desde el cielo</span> -
<span>(c)</span> -
<span>luis Miguel rodrigues brigido</span>

</a>




10 comentarios:

  1. Esto es algo mas que hermoso....
    Es una vibracion constante, es lo que amor llama a la palabra "amarte" sin duda una fiel verdad que va por encima de toda mentira escrita por otros. Es un sentimiento compartido con lo que siempre existira y que se quedara contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y tu comentario.La vibración es constante.El amor terminara venciendo al dolor en esta adaptación a un paso mas de la vida eterna y universal.

      Eliminar
  2. No sabía donde contactar contigo.
    Te dejo en mi blog una entrada, una pequeña reflexión sobre el amor que dediqué a tu hijo.La titulé "Tears in the Heaven"
    Espero sea de tu agrado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.La he visto y la he leído.Me encanto.Tengo que decirte que al leer la dedicatoria me emocione.Gracias por la reflexión y por la dedicatoria " Dedicado al niño de la eterna sonrisa"Un abrazo

      Eliminar
  3. Gracias Vera y Miguel por recordarnos que hay cielo ahí y aquí. Gracias Rodrigo por estar aquí y ahí, como el viento y la luz..., cerca de quien puede sentir tu presencia. Gracias por tu eterna sonrisa.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Vera y Miguel por recordarnos que hay cielo ahí y aquí. Gracias Rodrigo por estar aquí y ahí, como el viento y la luz, cerca de quien puede sentir tu presencia. Gracias por tu eterna sonrisa.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Juan por tan maravillosas palabras que nos dejas a tod@s.Rodri desde el cielo con su eterna sonrisa estará orgulloso de los amigos como tu.

    ResponderEliminar
  6. ES BELLISIMA CADA PALABRA QUE ESCRIBES CON TANTO AMOR PARA TU HIJO... PARA RODRI... REALMENTE ES UN AMOR ETERNO. UN ABRAZO.

    ResponderEliminar
  7. Siempre está aquí y está allá la esencia nuestra, la energía. Pero. la pregunta es: ¿Cuándo morimos se acaba todo para nosotros, los que estamos leyendo, y el que escribe? Aunque en realidad esa pregunta no tiene sentido, porque mi realidad no es la verdadera realidad. Pero a la vez sí que lo somos,
    Y seguimos: ¿Cuándo morimos el que muere no es el ego, el 'yo', que es el que se identifica con la casa, la ciudad, las cosas personales, el cuerpo? ¿Y si ese ego, el 'yo', son una ilusión, qué es lo que queda entonces? Nada.

    ResponderEliminar
  8. Si, Miguel. Esa es la gran verdad. No existe la muerte. Nunca nacemos y nunca morimos. Solamente nos vestimos con este cuerpo para cumplir un propósito y luego lo dejamos para volver a casa, nuestros hijos están más vivos que nosotros porque ellos gozan de toda la paz, el amor y la gloria que con su breve y dura estadía en este planeta y, por ser como fueron, se ganaron. Nosotros deberíamos alegrarnos por ellos porque allí donde están mejor de lo que estaban acá y agradecer que su suplicio haya terminado. No podemos. Somos seres humanos en los cuales el amor de padres nos hace necesitar de aquellas presencias que nos brindaban su amor, sus caricias, sus besos y su vida compartida con nosotros. No hay dolor más grande que el de perder un hijo. Una parte de nosotros muere con ellos. Con ellos se va un pedacito de nuestra alma. Nunca más volveremos a ser los mismos que antes éramos. Pero Dios nos dejó vivos para seguir viviendo y cumpliendo con lo que tenemos que hacer. Ahí está la prueba para nuestra fortaleza e integridad. Aceptando la brava parte que nos ha tocado y estar en paz para recibir la presencia amorosa de ellos y disfrutarla. Esas oleadas de amor que muchas veces entibian y ensanchas nuestro pecho es la unión de nuestra alma con la nuestro hijo que viene a nosotros radiante de amor, de luz y de paz. ¡¡disfrutemos de esa visita! hablemos con ellos vaciando nuestro corazón de todo ese caudal de amor que nos desborda y siempre desencadena en llanto, en esa inmensa tristeza. No habrá respuesta para nuestros oídos pero sí para nuestras almas. Esa visita, cuando termina nos deja su aroma en el alma con gustito a alegría, amor y ¡qué se yo! ¿cómo puedo explicar yo lo que siente mi alma, si el hombre que no la siente ocupado en otras cosas, jamás llegó hasta ella para inventar las palabras? Puedo decir que es como un estado celestial que nos dejan para que sepamos que un hijo jamás se va del todo, que el amor que lo une a su padre, a su madre, es más fuerte que todas las presencias y aparentes ausencias. Que nada nos separa, que la limitada vista de estos ojos terrenales es la que nos impide ser felices viendo que siempre estamos juntos en distintos estados. Lloremos cuando lo necesitamos. Somos seres humanos. No pidan más de nosotros. Somos padres heridos por un hachazo feroz. permitámonos llorar para sacar, para dejar ir todas esas energías negativas de dolor que si las reprimimos se bloquean y a la larga nos enferman. ¿te acordás por las que nuestros hijos pasaron en este mundo? Unos padre amorosos desean lo mejor para sus hijos, daríamos la vida por ellos. No pudo ser. Reconozcamos que ese final del calvario es lo mejor que a ellos les pudo haber pasado. Somos padres y debemos tomar conciencia que el dolor de esa partida es normal pero que al irse nuestros hijos dejaron de sufrir y recuperaron la verdadera vida, la paz y la felicidad que en este mundo el mío no tenía ¡al contrario! y el tuyo no disfrutaba de su infancia y también sufría. ¿pueden unos amorosos padres ser tan egoístas de querer que ellos sigan a nuestro lado en este mundo en esas condiciones? ¿no es una bendición de Dios que les haya acortado el sufrimiento y se los lleve a su paz, con su amor? Esa es la realidad...pero estos padres humanos que somos vos y yo no podemos estar sin ellos a nuestro lado ¡nos falta ese cacho de vida que se fue con ellos y ese es un desgarro doloroso que nos impide tomar la actitud correcta. Siempre estoy a tu lado, compañero de camino. vos padre y yo madre. Rodrigo y Gustavo no nos dejan solos. Pero...¿qué más se puede decir? Solo nosotros sabemos, lo que a pesar de todo, sentimos. Un abrazo de alma a alma ¡padre! de parte de esta ¡madre!

    ResponderEliminar